Por qué la industria debe pagar equitativamente

El pago de un derecho de remuneración económica para guionistas y directores por la explotación de sus obras representa un pequeñísimo porcentaje de los ingresos que aportan a los principales grupos de medios y plataformas en línea. Pero para los creadores, esto lo cambia todo. El aumento del consumo digital de obras audiovisuales hace que esto sea incluso más asequible cada día.

En Europa, el número de servicios de VOD (vídeo a la carta) aumentó a más de 3.000 plataformas entre 2007 y 20111, mientras que los ingresos generados aumentaron en un 1.000%.

A nivel mundial, los ingresos publicitarios procedentes del vídeo en línea se duplicaron de 2011 a 20142, alcanzando la suma de  11.200 millones de euros y en 2014, Netflix dio de alta a 13 millones de usuarios nuevos y logró un aumento de sus ingresos de un 26%3.

Lamentablemente, sin embargo, los creadores cuyo esfuerzo y talento constituye la base de cualquier éxito cinematográfico a menudo son olvidados. En la mayoría de casos, a éstos ni siquiera se les informa de los mercados en los que se distribuyen sus películas y  evidentemente no siempre son remunerados por los usos posteriores de sus obras.

Un derecho intransferible e irrenunciable a una remuneración ayudaría a reducir las grandes diferencias de trato entre autores y operadores en este sector y favorecería la creación de  nuevas obras de calidad que podrían beneficiar a ambas partes.

Estudio de caso : Italia

Cómo una debida remuneración motivó a una industria

En 1997, el gobierno italiano introdujo una remuneración obligatoria para guionistas y directores de cine, pagable por los usuarios a los directores y guionistas por cada uso de sus obras. En los años siguientes, la SIAE –  la sociedad autorizada para recaudar y repartir estos derechos – recibió nuevos ingresos para guionistas y directores por un valor medio de 23 millones de euros al año, lo que sirvió como un catalizador para el éxito.

La industria experimentó una importante mejoría en el número de películas italianas producidas, que aumentó más de un 70%4 entre 1996 y 2014, y se situó en el quinto lugar en Europa. El número de espectadores en las salas de cine alcanzó los 100 millones y la cuota de mercado para las películas producidas a nivel nacional aumentó en un 27%; segundo sólo por detrás de Estados Unidos. Esta tendencia positiva también se dejó sentir en la televisión, donde los dos grupos de medios de comunicación difundieron 562 horas de ficción en 2011-2012 comparado con 283 horas en 1996-975.

  • Un Oscar por La Grande Bellezza de Paolo Sorrentino
  • Un León de Oro concedido al documental de Gianfranco Rosi, Sacro GRA
  • Las películas nacionales ocuparon el 1er y 3er  lugar en el ranking de taquilla italiano de 2013
  • Diversos premios internacionales para la película italiana Gomorra y su versión para  serie de televisión

Fuente:

1 MAVISE, Observatorio Europeo del Sector Audiovisual – 12/31/2013
2 “Remuneración de autores e intérpretes con relación al  uso de sus obras y la grabación de sus interpretaciones” – estudio realizado por  Europe Economics-IVIR para la Comisión Europe
3 Le Figaro – 2015
4 Observatorio Europeo del Sector Audiovisual 2014, informe sobre el sector cinematográfico de 2013 elaborado por el Ministerio de Cultura (MIBAC)
5 Observatorio Europeo del Sector Audiovisual, Ficción en los canales de televisión europeos 2006-2013
6 OFI (Osservatorio della Fiction Italiana, Strategie contingenti, la fiction italiana/L’Italiana nella fiction, Ventiquattresimo rapporto annuale, stagione 2011-2012) y ANICA

Apoyo a la Campaña de Audiovisual para remuneración equitativa